5 consejos para empacar la ropa para la mudanza

Si eres como la mayoría de nosotros, hay montones de ropa sucia esperando a ser doblada. Tal vez te encuentres entre la creciente lista de personas que han recurrido al método de escarbar en la pila cuando se trata de encontrar esa camiseta especial.

Pero hay un momento en el que tiene sentido doblar toda la ropa. Ese momento es cuando has vendido tu casa y estás listo para empacar la ropa para la mudanza.

¿Eres tú el afortunado que tiene que empaquetar la ropa? No te preocupes, te tenemos cubierto. La mejor manera de empaquetar la ropa en una mudanza

Es posible que hayas visto vídeos virales que muestran las mejores prácticas para empacar un equipaje de mano. Estos vídeos muestran de todo, desde meter la ropa en las bolsas y en los zapatos, hasta elaboradas técnicas de plegado que implican amontonar la ropa una encima de otra para que de alguna manera quepa en un espacio súper reducido.

Empaquetar la ropa para la mudanza no es tan intenso ni tan complicado. Utiliza estos consejos de Cómo Esta el Panorama y llegarás a tu nueva casa con ropa fresca y ordenada esperando a que elijas tu próximo conjunto.

1. Declutar

No empaques lo que no necesitas. Empieza pronto a desordenar tu armario y tu cómoda. Una buena regla general es deshacerse de todo lo que no se haya puesto en el último año.

Puedes medirlo colocando toda la ropa en un lugar determinado del armario o de los cajones después de usarla. Si al final de esa temporada aún queda ropa, puede ser el momento de tirarla.

Si hace tiempo que no doblas la ropa, tómate un segundo para doblarla y clasificarla sobre la marcha. Deshazte de los calcetines que no tengan pareja. Devuelve la ropa que te hayan prestado, y realmente devuelve las prendas que llevas semanas queriendo devolver.

2. Lavar, secar y doblar

Este punto nos lo agradecerás más adelante. Revisa todas las prendas que piensas conservar y lávalas, sécalas y dóblalas, con el menor espacio posible entre las fases de secado y doblado.

Este proceso no sólo te permitirá tener montones de ropa limpia y con buen olor en tu nueva casa, sino que también te ayudará a eliminar las prendas que tengan manchas y agujeros antiguos. Puedes intentar eliminar las manchas difíciles pero si no ceden puede ser el momento de tirarlas.

3. Primero la ropa de fuera de temporada

Empiece pronto y empaque primero la ropa de fuera de temporada. Al empacar estas primero, te quitas el riesgo de desempacar tus cajas para encontrar una prenda que olvidaste que necesitabas.

También es una buena idea sellar al vacío los montones de ropa. Hay varias empresas que venden bolsas para sellar al vacío, pero tu tienda local de dólar tiene una variedad de tamaños a un gran precio también. Eso sí, asegúrate de doblar la ropa antes de sellarla. Podrás meter más en la caja si haces esto.

4. Guarda una caja

Reserva una caja para la ropa que piensas usar los días previos a la mudanza, e incluso unos días después de la misma. Hacer esto te ahorrará el gran dolor de cabeza de tener que buscar entre cajas -o peor- no tener ninguna caja para tu ropa.

5. Mudanza de la ropa

La ropa pesa mucho, recuérdalo. A la hora de empaquetar la ropa, muchas personas se sienten orgullosas de la cantidad que son capaces de meter en una caja. Esto es una mala idea. Hace que las cajas se rompan y que la ropa se desparrame por todas partes. En su lugar, utiliza una caja pequeña.

Sin embargo, no es necesario utilizar una caja para trasladar la ropa. Hay otras opciones entre las que elegir.

La primera es doblar la ropa de forma ordenada y colocarla en sus cajones. A continuación, envuelve los cajones de la cómoda o ciérralos con cinta adhesiva para evitar que la ropa se caiga. Este método es uno de los favoritos porque puedes cortar la cinta cuando llegues a tu nueva casa y tener toda la ropa guardada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *